DestacadoPrimeraSin categoría

OLIMPIA, UN CAMPEÓN CON MUCHO HUEVO

Por 1 de enero, 2021 Sin Comentarios
Compartir:

 

El Decano del Fútbol Paraguayo conquistó el título número 45 en su historia, tras derrotar en la tanda de penales (5-4) a un complicadísimo Guaraní. En tiempo normal, el encuentro concluyó igualado a dos goles.

La conquistas del Olimpia están escritas a base de grandes hazañas, partidos memorables y la del miércoles no fue la excepción. El Rey de Copas, saltaba al gramado del Defensores con el deseo y la convicción de cerrar éste atípico año volviendo a gritar campeón.

En frente estaba un rival histórico, Guaraní, quien llegaba con el mote de favorito. En la etapa inicial, fue tal como se presagiaba; fue el conjunto aborígen quien manejó los hilos del compromiso ante un Olimpia que resguardaba sus intenciones y apostaba al contra golpe.

El Legendario tuvo la magnífica oportunidad de adelantarse en el marcador tras la sanción de un penal, por mano de Rodrigo Rojas. Su capitán Javier Báez, erró el tiro ante la grandísima intuición del golero Alfredo Aguilar. El cotejo seguía sin abrirse pero el rival seguía contando con las mejores situaciones.

Antes de que finalice el primer período, el Aurinegro pegó dos veces. Nicolás Maná primero y Javier Báez después adelantaron al equipo de Gustavo Costas. Con el 0-2 en contra, se fue el primer tiempo en Sajonia.

La etapa complementaria fue totalmente distinta a la primera. Néstor Gorosito ajustó piezas, Olimpia se hizo radicalmente dueño del encuentro y con vergüenza deportiva fue a buscar el descuento. Lo encontró a través del máximo goleador del campeonato, Jorge Recalde. El “Pollo» pescó un rebote en el área y no perdonó ante la salida de Gaspar Servio.

Envalentonado por el tanto del descuento, Olimpia sostuvo la presión y arrinconó a su rival que no podía cruzar la mitad de la cancha. De penal, tras la intervención del VAR por una mano clara de Javier Báez, el infalible Alejandro Silva decretó la paridad del lance en el Defensores del Chaco. El encuentro estaba para cualquiera.

El equipo de Gorosito era muy superior, estaba mucho mejor que el Aborígen y quería darle un cierre al partido en los noventa. Una inoportuna acción, dejó al Decano con diez hombres tras la expulsión del colombiano Sergio Otálvaro. Al final, el Expreso aguantó el empuje del conjunto aurinegro y definió un nuevo título de su historia desde los doce pasos.

En esa instancia, el Rey de Copas impuso toda su jerarquía y termino ganando (5-4) la serie. De esa manera, Olimpia conquistaba una vez más el título de liga del  fútbol paraguayo. Un campeón que quizás no mostró el juego que nos tiene acostumbrados, pero demostró que cuando las cosas no salen, se impone la actitud, la ganas y el hambre de gloria de cada jugador. Y eso al Decano, le sobró…

¡Salud Campeón! ¡Salud al Rey de la Fauna Futbolera!

Comentarios